¿Que es la escucha activa?


¿Es lo mismo escuchar que oír? ¿Verdad que no? Pues la misma diferencia existe entre escuchar y oír, es la que existe entre escuchar de forma tradicional y la Escucha Activa.


La Escucha Activa es una habilidad imprescindible si queremos ser un buen comunicador, ya que la base para ser un buen comunicador es saber escuchar a nuestro interlocutor, y no solo con los oídos, sino con todo el cuerpo, con toda nuestra intención en todo momento.

De ahí el nombre de Escucha Activa. La gran mayoría de las personas tienden a caer en el error del oyente ansioso, que solamente escucha lo mínimo como para reformular su próximo comentario, perdiéndose así gran parte de la información que le está trasmitiendo la otra persona.

Es más, mucha gente en cuanto recopila la información suficiente como para estar a gusto y orgulloso de la respuesta preparada están deseando que su interlocutor se calle de una vez para poder lanzar su “perla de sabiduría”… Y esto es algo que hemos hecho TODOS.

Lo cual es una evidente falta de respeto y una pérdida de información inasumible para el buen comunicador. La Escucha Activa es todo lo contrario.
Para poder explicar mejor que es y en que consiste esto de la Escucha Activa tendríamos que empezar con lo básico, ¿verdad? Y el básico es la diferencia entre “escuchar y oír”. Pueden llegar a parecer lo mismo, pero el parecido es como el de una cebra a un caballo, que pueden parecerse a la par que diferenciarse muchísimo.



Uno puede oír sin escuchar, pero es imposible escuchar sin oír. Aclaremos esto: oír quiere decir que estamos percibiendo “X” sonido a través de nuestros oídos sin que exista la necesidad de entender o apreciar aquello que estamos oyendo.

Y por último, escuchar implica que pongamos en acción otros mecanismos a parte del oído tales como actos neuronales de concentración para poder razonar y pensar en aquello que estamos oyendo y escuchando.

Cuantas veces nuestra pareja o padres nos dijeron algo que oímos pero no escuchamos….

La habilidad característica principal del gran comunicador es que sabe realizar una buena Escucha Activa, no porque no le guste hablar, sino porque le gusta comunicar. Y para lograr empatía con su interlocutor y que la conversación fluya hacia donde el Gran Comunicador quiere, este tiene que tener la suficiente información sobre la persona, para lograr esto es muy útil las Preguntas Poderosas.

Las preguntas son el primer paso para obtener una buena información y una buena pregunta dará pie a una buena respuesta. El saber escuchar también hará sentirse más cómodo y creara sinergias con nuestro interlocutor.

Comments